30 Sep 2019

Rescisión de contrato en Tenerife

Rescisión de contrato en Tenerife

Rescisión de contrato en Tenerife. La rescisión, resolución o finalización del contrato debe hacerse correctamente para evitar litigios y reclamaciones innecesarias. Por ejemplo cuando llega el fin del contrato de alquiler es importante suscribir un acuerdo entre inquilino y propietario de terminación de dicho contrato.

Rescisión de contrato en Tenerife

Definimos la rescisión como la ineficacia sobrevenida de un contrato al que no faltan sus elementos esenciales ni existe vicio en ellos, pero en el que, por el perjuicio que su eficacia causa a determinadas personas, el ordenamiento jurídico concede a estas una acción, llamada acción de rescisión, para hacer cesar su eficacia. Por tanto la rescisión requiere la realidad de un contrato, que se haya celebrado validamente y que devenga ineficaz a causa de una lesión injusta, tipificada legalmente, que experimenta el sujeto como consecuencia de dicho contrato.

Supone, por tanto, la existencia de un negocio perfectamente válido y regularmente celebrado pero que contribuye a obtener un resultado injusto, inicuo o contrario a Derecho: produce un fraude de acreedores o una lesión.

Y, por esta razón, y por el perjuicio que supone para determinadas personas, el ordenamiento jurídico concede una acción, la acción rescisoria, para hacer cesar su eficacia. Por tanto la rescisión requiere la realidad de un contrato, que se haya celebrado validamente y que devenga ineficaz a causa de una lesión injusta, tipificada legalmente, que experimenta el sujeto como consecuencia de dicho contrato.

Diferencias entre la rescisión y la resolución de los contratos

La rescisión del contrato no puede confundirse con la resolución, que tiene lugar cuando una de las partes incumple las obligaciones a su cargo, pudiendo la otra parte declarar resuelto el vínculo y quedar liberada. Constituye, por tanto, un supuesto de ineficacia del negocio jurídico derivada del incumplimiento de una parte en las prestaciones recíprocas, y que da lugar a la extinción de la relación obligatoria válidamente constituida por la concurrencia de una causa sobrevenida, legal o convencionalmente prevista, que impide que aquella cumpla su finalidad económica.

Razones para la terminación de un contrato

Hay diferentes circunstancias en las que un contrato puede darse por terminado:

  • Cuando ambas partes terminan la relación de mutuo acuerdo.
  • Se ha logrado la finalidad económica pretendida y ambas partes han realizado todas las obligaciones previstas.
  • Cuando llega la fecha pactada para la terminación del contrato.
  • Cuando renuncia o desiste unilateralmente y termina la relación contractual. Esta renuncia puede ser porque así lo quiera o como reacción al incumplimiento contractual de la otra parte.

Resolución del contrato

Cuando una de las partes incumple el perjudicado puede escoger entre:

  • Exigir el cumplimiento o la resolución, reclamando también los daños y el pago de intereses en ambos casos, o pedir la resolución, aún después de haber optado por el cumplimiento, cuando éste resulte imposible.

Antes de llevar el contrato a su fin por esta razón, compruebe lo siguiente:

  • ¿La obligación que se ha incumplido es esencial o es accesoria?
  • ¿El problema ha sido causado por el contrario?
  • ¿Existe algún motivo que haya alentado o llevado al contrario a incumplir sus obligaciones?

¿Qué hacer si quiere rescindir un contrato?

Para la rescisión de contrato de forma anticipada puedes seguir los siguientes pasos:

  • Analice el contrato que firmó, sobre todo la regulación que se establece y la posible indemnización en caso de resolución anticipada.
  • Consulte con un abogado especializado, para que analice sus derechos y obligaciones.
  • Si es posible la resolución hable con la otra parte, que deberá enviarle una  comunicación fehaciente (burofax con acuse de recibo y certificado de texto).
  • Firme un acuerdo de resolución del contrato.

¿Sólo es posible rescindir contratos?

  • A través de la acción de rescisión, las partes pueden, en determinadas ocasiones, hacer cesar la eficacia de un contrato que les resulte perjudicial.
  • En especial, son rescindibles los contratos celebrados por tutores y representantes de ausentes sin autorización judicial, los celebrados en fraude de acreedores y los que se refieran a cosas litigiosas.
  • La rescisión obliga a la devolución de las cosas que fueron objeto de contrato con sus frutos, y del precio con sus intereses.
  • El ejercicio de la acción rescisoria está sometido a un plazo de caducidad de cuatro años.
  • En determinadas situaciones también pueden rescindirse sentencias firmes, como en casos de fuerza mayor o sentencias dictadas en rebeldía.

Recuerde que alcanzar un acuerdo amistoso es mucho mejor que recurrir a una demanda judicial. No lo dude y contacte con nuestros abogados en Alvarez Abogados Tenerife, le darán las pautas a seguir en caso que desee seguir adelante con la rescisión o resolución de un contrato.

También le puede interesar:

Compartir:

Consultas Jurídicas Online

Boletín Noticias Jurídicas


Acepta las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad.
Boletín Noticias Jurídicas