17 Nov 2015

Falsos mitos para evitar multas tráfico por alcoholemia

Falsos mitos para evitar multas tráfico por alcoholemia

Seguro que en más de una ocasión te han comentado supuestos trucos para evitar las multas por alcoholemia, como por ejemplo beber varios vasos de agua, comer chicle de menta, masticar granos de café o dormir antes de volver a coger el coche tras haber tomado unas copas. Todos esos trucos son falsos mitos y, por tanto, no te ayudarán a eludir una multa por conducir bajo los efectos del alcohol.

Multas de tráfico por alcoholemia – Delitos contra la Seguridad Vial

Entre las leyendas urbanas más extendidas, encontramos la de soplar despacio mientras realizamos la prueba de detección de alcohol, pero con esto a lo máximo que puede aspirar el conductor es a repetir la prueba. Cuidado con estas acciones, porque si el agente interpreta que el interesado no está poniendo voluntad en hacer la prueba correctamente, podría denunciarle por negarse a realizar la prueba, lo que podría suponer, otra sanción administrativa, o bien, incluso, un delito de desobediencia a la autoridad, que podría suponer prisión y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores.

También está muy extendido la ingesta de ciertos alimentos que disimulan el olor de alcohol de la boca son útiles para evitar las multas por alcoholemia en un control rutinario. Esto no es así, ya que desde los organismos competentes se ha señalado en reiteradas ocasiones que el alcoholímetro mide el aire que está en los alveolos y no el aliento.

Para aquellos que aún lo desconozcan, los conductores en general, no podrán circular con una tasa de alcohol superior a 0.25 miligramos por litro en aire espirado o con una tasa de alcohol en sangre superior a 0.5 gramos por litro.

Aquellos conductores profesionales que lleven menos de dos años con el carné de conducir no podrán superar la tasa de alcohol en sangre de 0,3 gramos por litro ni de alcohol en aire espirado de 0,15 miligramos por litro.

Sabiendo lo que marca la ley, ahora queda saber a qué multas por alcoholemia se enfrentan todos aquellos conductores que superen las tasas establecidas.

La multa por alcoholemia asciende a 500 euros y la pérdida de 4 o 6 puntos del carné de conducir. Si el conductor ya hubiera sido multado por alcoholemia en el año inmediatamente anterior o hubiera superado el doble de la tasa permitida, tendría una sanción por conducir bajo los efectos del alcohol que ascenderá a 1.000 euros y 4 ó 6 puntos del carné.

Si has tomado varias copas antes de conducir y superas los 0,60 miligramos por litro en aire espirado o 1,2 gramos por litro en sangre, te enfrentas a una pena de prisión de tres a seis meses o una multa de seis a 12 meses o a la realización de trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y, en cualquier caso, con la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores entre uno y cuatro años.

Ahora que ya conoces las multas por alcoholemia y esos consejos populares que de poco sirven si te has tomado varias copas no conduzcas. Y si te acusan de cometer infracción consulta con un abogado especialista que gestione todas tus sanciones y te proteja en caso de pérdida de puntos, delitos de seguridad vial o accidentes de tráfico.

Compartir en redes sociales:

Consultas jurídicas y cita previa