17 Mar 2015

Cómo recurrir con éxito una multa de tráfico

Cómo recurrir con éxito una multa de tráfico

¿Sabes que puede recurrir una multa y lograr su anulación? A continuación, le damos una serie de pasos a seguir para recurrir con éxito una multa de tráfico según el motivo de dicha sanción impuesta por Tráfico.

Plazos para recurrir una multa de tráfico

Según la vigente Ley de Tráfico y en caso de no querer realizar el pago de la multa, el plazo para recurrir es de 20 días naturales desde la notificación de la sanción, justo el mismo tiempo si decides pagarla y ‘beneficiarte’ del pronto pago. Si la cantidad a pagar no es muy grande (una infracción leve, por ejemplo, que no puede superar los 100 euros, que se traduce en 50 euros por el pronto pago), una gran mayoría de conductores no quiere complicaciones y optan por pagarla y, por tanto, ‘beneficiarse’ del 50 por ciento de ‘rebaja’. Sin embargo, puede haber algún tipo de error o irregularidad con el que puedes evitar pagarla.

Errores de forma y prueba

Cuando se te ha notificado la multa o sanción, lo primero que debes hacer es analizar de la primera a la última palabra la notificación de la multa en busca de algún posible error de forma. En esta primera inspección, revisa todos tus datos personales (DNI, nombre y apellidos) y la correcta identificación del vehículo (marca, modelo y matrícula). Si ves algún fallo en estos datos, ya hay un error de forma y puedes recurrir la sanción y, por tanto, evitar pagarla. También podremos recurrir con razón si en la notificación o boletín de denuncia no nos informan de los puntos que conlleva la multa, en el caso de la que la infracción cometida pueda generar la pérdida de puntos.

Para que una multa prescriba, la Administración debe excederse en el tiempo de notificación de la denuncia. Esto va en función de la infracción. El de las leves es de 3 meses y el de las graves y muy graves son de 6 meses. Tras presentar nuestras alegaciones correspondientes, comienza de nuevo a contar el tiempo, disponiendo la Administración de cuatro meses para responder.

Multas de tráfico más comunes

Analizamos los dos tipos de multas más comunes, por velocidad, por estacionamiento y por saltarse un semáforo en busca de algún error.

– Velocidad: los recursos de multas por exceso de velocidad están orientados a pedir las pruebas de que esa infracción ha existido y ha sido detectada por un medio fiable y debidamente homologado. Si bien, actualmente, en las propias denuncias que nos envía la Administración, tanto la DGT desde el Centro de Denuncias de León como muchos Ayuntamientos, Transit de Cataluña y Trafiko del País Vasco, figura la fotografía y los datos del radar correspondiente.

Márgenes:  Otro aspecto que no debes pasar por alto tras recibir una denuncia por exceso de velocidad es el margen que te han aplicado. En la fotografía podrás ver la velocidad a la que fue tomada la foto. Según la Ley, los radares fijos tienen un error máximo de 4 km/h en mediciones de menos de 100 y de un 4 por ciento en mediciones de más de esa velocidad. El de los móviles, por su parte es de 7 km/h en mediciones de menos de 100 km/h y de un 7 por ciento a velocidades superiores. El error concreto de cada aparato depende de a cuanto esté homologado por Metrología. Lo que sí debes tener claro es que no hay ningún radar homologado por este organismo que tenga un error del 0 por ciento. Hay que tener cuidado en este aspecto ya que algunas informaciones han apuntado a que los márgenes utilizados se han bajado sin previo aviso, por lo que un conductor que antes podía circular a 130 km/h sin ser sancionado (por los márgenes aplicados), ahora sí lo sería al superar los 126 km/h en un radar fijo o los 128 km/h en los dispositivos móviles camuflados.

Recurso multas de tráfico

La multa no será válida si el aparato no se ha sometido a los perceptivos controles metrológicos (puedes solicitar una prueba o informe de fiabilidad del radar que te ha ‘cazado’), o si en la fotografía no se distingue bien el vehículo o su matrícula. En caso de que se nos haya aplicado el importe máximo dentro del baremo de la multa podemos pedir el motivo y deberá ser coherente –esto cambiará con la próxima modificación del reglamento Sancionador-. En caso contrario, podremos alegar falta de proporcionalidad. Si hay algún defecto de forma, ha caducado o ha prescrito también podremos alegarlo.

Otras multas de tráfico

– Aparcamiento: en el caso de las sanciones impuestas por mal aparcamiento podremos pedir una prueba fotográfica, si bien la palabra del agente basta. Ahora bien, los controladores de la zona de aparcamiento regulado ORA no tienen presunción de veracidad y sí podremos exigir una prueba de lo que dicen o aportar el tícket que demuestre haber abonado la tarifa de estacionamiento. En otros casos podemos aportar una fotografía que pruebe que el vehículo no se encontraba indebidamente estacionado. Aparte de estos motivos se encuentran los genéricos como prescripción, caducidad y defectos de forma.

– Saltarse un semáforo: si en la notificación se indica que te has saltado un semáforo en rojo y tu coche aparece ‘cazado’ por una cámara, al igual que en el caso de las multas por velocidad, debes revisar que la matrícula de tu coche sea totalmente visible, además de vigilar que el semáforo no esté aún en fase ámbar. Asimismo, puedes solicitar un informe del correcto funcionamiento de la cámara.

También le puede interesar:

Compartir en redes sociales:

Consultas jurídicas y cita previa