17 May 2017

Honorarios del Abogado Tenerife

Honorarios del Abogado Tenerife

En las relaciones con la Administración de Justicia se originan gastos de diversa índole. Los honorarios profesionales del abogado son los gastos ocasionados genéricamente por la dirección técnica del proceso.

Honorarios profesionales del Abogado

Se consideran gastos del proceso aquellos desembolsos que tienen su origen directo e inmediato en la existencia de dicho proceso, y costas la parte de aquellos que se refieran al pago de los siguientes conceptos: honorarios de la defensa, de la representación técnica cuando sean preceptivas, inserción de anuncios o edictos que de forma obligada deban publicarse en el curso del proceso, depósitos necesarios para la presentación de recursos, derechos de peritos y demás abonos que tengan que realizarse a personas que hayan intervenido en el proceso, copias, certificaciones, notas, testimonios y documentos análogos que hayan de solicitarse conforme a la Ley, salvo los que se reclamen por el tribunal a registros y protocolos públicos, que serán gratuitos, derechos arancelarios que deban abonarse como consecuencia de actuaciones necesarias para el desarrollo del proceso y tasas judiciales cuando sean preceptivas.

Los honorarios profesionales del abogado responden al criterio de honorabilidad que preside ejercicio de la abogacía y en donde reside la raíz histórica de su nombre: honorarium. Los abogados y ciertos peritos no sujetos a derechos arancelarios reciben por su actuación una retribución cuyo importe es variable.

Actividad profesional de carácter liberal

Los honorarios implican retribución económica que se recibe por una actividad profesional de carácter liberal, siendo característico su fijación flexible y libre por parte del profesional. Esta libertad de honorarios es básica para distinguir los honorarios de los derechos, en los que el importe responde a normas rígidas, aranceles, que declaran la cantidad que se va a percibir por un determinado acto u objeto procesal.

Si bien los honorarios de los abogados se fijan libremente (aunque los distintos Colegios de Abogados y el Consejo General de la Abogacía Española pueden establecer criterios orientadores), esto no significa que se puedan fijar de una manera arbitraria.

El Estatuto General de la Abogacía en su artículo 44 declara que el abogado tiene derecho a una compensación económica adecuada por los servicios prestados, así como al reintegro de los gastos que se le hayan causado.

Libertad de pacto entre cliente y abogado

La cuantía de los honorarios será libremente convenida entre el cliente y el abogado, con respeto a las normas deontológicas y sobre competencia desleal. A falta de pacto expreso en contrario, para la fijación de los honorarios se podrán tener en cuenta, como referencia, los baremos orientadores del Colegio en cuyo ámbito actúe, aplicados conforme a las reglas, usos y costumbres del mismo, normas que, en todo caso, tendrán carácter supletorio de lo convenido y que se aplicarán en los casos de condena en costas a la parte contraria.

Dicha compensación económica podrá asumir la forma de retribución fija, periódica o por horas. Para cuantificar esa compensación se tendrán en cuenta toda la variedad de problemas y complejidades inherentes al asunto en concreto (importancia, cuantía, duración, extensión) fijando de esta forma los honorarios dentro del respeto a la ética profesional, a la justicia y a la equidad.

Las características de los honorarios profesionales son por un lado su obligatoriedad y la temperancia en la facturación siempre respectando la libertad de minutación.

También le puede interesar:

Consultas jurídicas y cita previa con abogados en Tenerife

Nombre y Apellidos:

Email:

Teléfono:

Población:

Consulta:

Enviando su Consulta Jurídica o solicitud de Cita Previa, Acepta nuestro Aviso Legal, Privacidad y Protección de Datos.

Compartir en redes sociales: