10 May 2017

Abogados: Profesionales del Derecho

Abogados: Profesionales del Derecho

Podemos definir al Abogado como aquella persona, licenciado en derecho, que ejerce profesionalmente la dirección y defensa de las partes en toda clase de procesos, o el asesoramiento y consejo jurídico. Establece que corresponde en exclusiva la denominación y función de Abogado al licenciado en derecho que ejerza profesionalmente la dirección y defensa de las partes en toda clase de procesos o el asesoramiento jurídico, debiendo estar colegiado y ser ejerciente.

Ejercicio de la Abogacía

El Estatuto General de la Abogacía Española establece tanto el ejercicio individual de la Abogacía, que puede realizarse en despacho propio o en colaboración con otros despachos, o bien el ejercicio por cuenta ajena, bajo régimen laboral, mediante contrato de trabajo formalizado por escrito y en el que habrá de respetarse la libertad e independencia básicas para el ejercicio de la profesión y expresarse si dicho ejercicio se realiza en régimen de exclusividad.

Cabe también la posibilidad de que la Abogacía se ejerza de manera colectiva, mediante la agrupación de varios Abogados bajo cualquiera de las formas lícitas en Derecho, incluida la forma de la sociedades mercantiles, si bien, el Estatuto General de la Abogacía Española exige que dicha agrupación habrá de tener siempre como objeto exclusivo el ejercicio profesional de la Abogacía, y estar integrada exclusivamente por Abogados en ejercicio, sin limitación de número.

Intervención de abogado en proceso civil

De acuerdo con la vigente Ley de Enjuiciamiento Civil, el Abogado tiene una intervención esencial dentro de las distintas clases de procedimiento de la jurisdicción civil. En concreto, la Ley de Enjuiciamiento Civil establece, que los litigantes serán dirigidos por Abogados habilitados para ejercer su profesión en el Tribunal que conozca del asunto, sin que pueda proveerse ninguna solicitud que no lleve la firma de Abogado, así como aquellos escritos que exclusivamente tengan por objeto personarse en juicio, solicitar medidas urgentes con anterioridad al juicio o pedir la suspensión urgente de vistas o actuaciones.

La intervención del Abogado en el proceso civil es, pues, de singular importancia, de forma tal que no podrá iniciarse procedimiento alguno, salvo en los casos que se han expuesto, sin que el escrito iniciador del proceso lleve la firma de Abogado. La intervención del Abogado, por tanto, es de necesaria observancia e importancia dentro del desarrollo del procedimiento, de forma tal que su ausencia motiva, respecto a la parte que no se encuentre asistida de Letrado, la imposibilidad de continuar el proceso.

Intervención de abogado en proceso penal

En el procedimiento penal, la intervención del Abogado cobra una singular importancia, toda vez que su función puede ser en varios sentidos:

a) En el procedimiento penal el Abogado puede intervenir defendiendo los intereses de la parte que ostente la condición de acusador particular o querellante.

b) El Abogado puede intervenir defendiendo a aquel frente a quien se dirija el procedimiento, al ser acusado, imputado o procesado en una causa penal.

c) El Abogado puede intervenir también defendiendo los intereses de quien figure como actor civil en el proceso, es decir, quien reclame exclusivamente frente a quien se dirija el procedimiento penal en el ejercicio de una acción civil.

d) Finalmente, el Abogado puede intervenir en defensa de quien sea traído al proceso como posible responsable civil, defendiendo los intereses de tal parte desde la óptica exclusivamente civil.

También le puede interesar:

Compartir en redes sociales:

Consultas jurídicas y cita previa