03 Jun 2019

El delito de odio

El delito de odio

El delito de odio o fomento de la violencia contra grupos o personas determinadas por motivos racistas, étnicos, ideológicos, religiosos, etc., pretende proteger el respeto al diferente, sometiendo las libertades de expresión e intelectuales, a un principio superior: la igualdad y dignidad de todos los ciudadanos.

¿Qué es el delito de odio?

Cualquier infracción penal, incluyendo infracciones contra las personas o las propiedades, donde la víctima, el local o el objetivo de la infracción se elija por su, real o percibida, conexión, simpatía, filiación, apoyo o pertenencia a un grupo como los definidos en; Un grupo debe estar basado en una característica común de sus miembros,  como su raza real o perceptiva, el origen nacional o étnico, el lenguaje, el color, la religión, el sexo, la  edad, la discapacidad intelectual o física, la orientación sexual u otro factor similar.

Prevenciones ante delitos de odio

En aquellos supuestos en los que usted pueda haber sido víctima o conoce la existencia de un delito de odio, se recomienda, y resulta importante en la lucha contra la discriminación o la exclusión,  que adecue su conducta a los siguientes consejos:

  • Denuncie el incidente ante la Guardia Civil o la Policía Nacional, lo antes posible. Porte un documento de identidad que acredite sus datos personales.
  • Facilite información detallada sobre los hechos sufridos o de los que ha sido testigo, así como del autor/es del acto, lugar, testigos presenciales, etc.
  • Describa de forma literal las palabras y expresiones proferidas por el autor/es.
  • Si considera que el incidente está motivado por su raza, religión, nacionalidad, cultura, orientación sexual, discapacidad, etc. señale tal circunstancia al efectuar la denuncia, y la razón de dicha conclusión (expresiones, etc.)
  • Detalle, con la mayor precisión posible, datos sobre cualquier marca, símbolo, anagrama, distintivo, tatuaje, o vestimenta del autor/es de los hechos.
  • Si ha sido objeto de alguna lesión, por leve que sea, acuda a un centro sanitario y solicite un informe médico, para adjuntarlo a la denuncia.
  • Solicite un intérprete, si usted no comprende el idioma o se expresa mediante el lenguaje de signos.
  • Después del incidente, si no va a realizar la denuncia de forma inmediata, se recomienda que anote o grabe toda la información sobre el mismo. Ello permitirá, a la hora de plasmar los hechos en la denuncia, que se recojan todos los extremos con el mayor detalle y exactitud posibles.
  • La Policía Nacional o la Guardia Civil, le informarán de sus derechos y deberes como víctimas de delitos de odio.

Denunciar un delito de odio

Si usted ha sido víctima o conoce incidentes que pudieran estar relacionados con un delito de odio, no dude en denunciarlo ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, lo antes posible. Al denunciar los delitos de odio, permitirá y ayudará a prevenir y evitar que estos incidentes puedan volver a repetirse.

Incluso si no está seguro de si el acto en el que se ha visto envuelto constituye un delito de odio, no dude en ponerse en contacto con la Guardia Civil o la Policía Nacional, personalmente, o llamando.

Penas por delito de odio

El delito de odio viene previsto en el Código Penal, artículo 510, castigando las anteriores conductas con la Pena de prisión de 1 a 4 años y además con la Pena de Multa de 6 a 12 meses.

Estas penas se impondrán en su mitad superior cuando los hechos se hubieran llevado a cabo a través de un medio de comunicación social, por medio de internet o mediante el uso de tecnologías de la información, de modo que, aquel se hiciera accesible a un elevado número de personas.

También le puede interesar:

Compartir en Redes Sociales:

Consultas Jurídicas Online

Boletín Noticias Jurídicas:


Acepta las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad.
Boletín Noticias Jurídicas