17 Feb 2016

Divorcios mutuo acuerdo y contenciosos

Divorcios mutuo acuerdo y contenciosos

Los trámites de divorcio son aquellos mediante los que se pone fin al vínculo matrimonial, a través de la vía judicial. Existen dos tipos de divorcio: divorcio mutuo acuerdo y divorcio contencioso. Para solicitar el divorcio, es necesario realizar determinadas gestiones y tener en cuenta algunos factores importantes.

Divorcio mutuo acuerdo y contencioso

En primer lugar, cabe destacar que para poder divorciarse es necesario que haya transcurrido un mínimo de 3 meses desde el momento en que se contrajo matrimonio. En caso contrario, no podrán iniciarse los trámites de separación por vía civil.

Existen dos tipos de divorcio:

  • Divorcio de mutuo acuerdo: solicitado y aceptado por ambos cónyuges o por uno con el consentimiento del otro.
  • Divorcio contencioso: cuando se solicita por parte de uno de los cónyuges.

Documentación para formalizar el trámite de divorcio:

  • Certificado de matrimonio.
  • Certificado de nacimiento de los hijos, en caso de que los haya.
  • Documentos que acrediten la situación patrimonial de la familia.
  • En los divorcios de mutuo acuerdo, propuesta de convenio regulador entre las partes.

En el convenio regulador entre las partes se especifican las consecuencias del divorcio de mutuo acuerdo: uso de la vivienda, reparto de bienes, relaciones con los hijos (patria potestad, régimen de visitas, comunicación y estancia con los hijos), liquidación del régimen económico del matrimonio si procede, pensión que deba pagar un cónyuge al otro,…

En el caso de los divorcios contenciosos, no es necesario ningún convenio regulador, aunque sigue siendo obligatorio que hayan transcurrido 3 meses desde el matrimonio. No será necesario este plazo en caso de que se acredite la existencia de riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad sexual del cónyuge que solicita la separación, de los hijos de ambos o de cualquiera de los miembros del matrimonio.

El divorcio supone la pérdida de los derechos sucesorios entre los cónyuges, la pérdida de la pensión de viudedad, así como de las obligaciones derivadas del matrimonio: los deberes de ayuda y fidelidad, el compromiso de velar por el interés de la familia, la obligación de prestar alimentos, etc. Cabe destacar que divorciarse no afecta a las obligaciones de los cónyuges con sus hijos.

A la hora de realizar los trámites para divorciarse, se aconseja contar con el asesoramiento de un abogado especialista en familia, especialmente en los casos de divorcio contencioso.

Divorcio de mutuo acuerdo

En muchas ocasiones el amor que una pareja se promete, no dura toda la vida, por ese motivo cuando un matrimonio ha llegado a su fin, se debe seguir un proceso judicial para que dicha separación sea legal, lo que se llama, disolución del vínculo matrimonial. Si ambas partes están de acuerdo con la separación y con la gran parte de los puntos de la disolución de su matrimonio, podemos decir que estamos ante un divorcio de mutuo acuerdo (en caso contrario, si el divorcio es sin acuerdo, es un divorcio contencioso).

En el divorcio de mutuo acuerdo deben de haber trascurrido 3 meses desde la celebración del matrimonio. Una vez se ha tomado la decisión de divorciarse debemos dirigirnos a un abogado, el cual preparará con vosotros, o solamente con uno pero siempre con el consentimiento del otro cónyuge, la demanda de divorcio con todos los puntos a tratar y un convenio regulador, el cual regula todos los extremos de dicho divorcio.

La demanda de divorcio de mutuo acuerdo debe contener; Demanda. Propuesta de convenio regulador, estará firmado por ambos cónyuges en todas sus páginas. Certificado de matrimonio. Poder de representación a favor de un Procurador. Si hay hijos; certificación literal de nacimiento del menor. Documentos que certifiquen la situación económica de los cónyuges.

Una vez presentado ante el Juzgado, este citará a ambas partes para que acudan al Juzgado para ratificar el convenio regulador presentado; es decir, delante de un funcionario confirmar que el convenio regulador presentado está realmente firmado por ambas partes. Seguidamente se trasladará al Ministerio Fiscal, el cual confirmará que no se produce ningún perjuicio para el menor.

En breve recibirás sentencia en la que se aprobará el convenio que firmaste, se establecerá la disolución del vínculo matrimonial y se te devolverá toda la documentación original que aportaste al inicio de dicha demanda de divorcio.

Si la Sentencia no aprobase todos los puntos del convenio, las partes podrán presentar nuevo convenio. Sí ninguna de las partes interpone recurso, dicha sentencia será firme.

A partir de entonces, y con su inscripción en el Registro Civil, el estado civil quedará modificado. Acude siempre a un abogado especialista en divorcios, si puede ser acudir conjuntamente al mismo abogado, la tramitación será más sencilla y seguramente los gastos también. Intentar tener los puntos importantes claros entre los dos, para que no hayan discusiones y no se convierta en un divorcio contencioso, el cual se dilata mucho más y el precio suele también subir, a parte de los perjuicios que colateralmente podéis provocar a vuestro hijo sin querer.

También te puede interesar:

Compartir en redes sociales: