31 Jul 2019

Accidentes en playas y piscinas

Accidentes en playas y piscinas

Accidentes en playas y piscinas. Cada verano tratamos de paliar el calor estival en piscinas y playas, ajenos a la posibilidad de sufrir un accidente en estos medios acuáticos, en muchas ocasiones con resultado fatal. Cuando nos encontramos ante la necesidad de reclamar por este tipo de daños, nos surgen dudas como: si se desprende una roca de un acantilado y cae en la playa, ¿estamos ante un hecho de fuerza mayor? Cuando un menor se ahoga en una piscina pública, ¿la responsabilidad es achacable siempre al socorrista?

Accidentes en playas y piscinas de Tenerife

Accidentes en playas y piscinas, ¿se puede exigir indemnización? Aunque el periodo estival es época de relajación y descanso, cuando se está cerca del agua no se puede bajar la guardia. Con el fin de evitar percances y concienciar de los peligros que entraña el agua y la práctica de deportes acuáticos, en especial para los niños y las personas con discapacidad.

Cada año mueren ahogadas en piscinas y playas en España entre 70 y 150 personas, la mayoría de ellas niños, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Durante el verano, el agua es el elemento natural de entretenimiento tanto infantil como de los adultos, y sus alrededores constituyen el área principal de sus juegos y diversiones. Pero también entraña importantes riesgos, por lo que es necesario extremar las precauciones.

Respetar los tiempos de digestión, utilizar solo las zonas vigiladas destinadas al baño, aprender las técnicas de rescate y no perder de vista a los niños en el agua son algunas de las cautelas que hay que tener en cuenta, a fin de evitar sustos y tragedias.

Accidente por ahogamiento en piscina

Accidente por ahogamiento en piscina, se tienen que estudiar distintas circunstancias que rodean al accidente, a lo que hay que atender especialmente a la regulación de las Comunidades Autónomas respecto a las piscinas, y que en consecuencia, pueden derivar en responsabilidad de la comunidad de propietarios y presidente. También hay que tener en cuenta el papel de los socorristas y su eventual responsabilidad.

No es lo mismo hacerse un pequeño corte o sufrir una caída sin mayores consecuencias, que terminar con una lesión más grave, derivada de un mantenimiento indebido de la instalación o un descuido del personal responsable (los socorristas). Sin embargo, cuando el accidente es mayor, se tendrá que solicitar asistencia médica, reclamar e, incluso, solicitar una indemnización.

Todas las piscinas –tanto las públicas como las de gestión privada– tienen la obligación de mantener sus instalaciones en buen estado. Así, tienen la responsabilidad de ofrecer un servicio con condiciones que respeten la salud y la seguridad de los usuarios.

Accidente en la playa

En las reclamaciones que han surgido en relación con accidentes en la playa, nos referimos a las Comunidades Autónomas que tengan litoral, las que tendrán únicamente las competencias asumidas en sus Estatutos de Autonomía. La Ley Estatal de Costas contiene un artículo 115 en el que se castiga a las Administraciones con competencias de muy bajo rango, como son la explotación de los servicios de temporada o el mantenimiento de las playas y lugares públicos de baño en las debidas condiciones de limpieza, higiene y salubridad, así como vigilar la observancia de las normas e instrucciones dictadas por la Administración del Estado sobre salvamento y seguridad de las vidas humanas.

Estas obligaciones hay que conectarlas con las previstas en los artículos 25 y 28, de Bases de Régimen Local. Esta última mención ha dado lugar a algunas reclamaciones de responsabilidad (por negligencia de las Administraciones Locales) en el caso de ahogamientos producidos en municipios con litoral.

Los particulares tienen derecho a ser indemnizados por las Administraciones públicas correspondientes de toda lesión que sufran en cualquiera de sus bienes y derechos, salvo en los casos de fuerza mayor, siempre que la lesión sea consecuencia del funcionamiento normal o anormal de los servicios públicos.

¿Se puede reclamar una indemnización?

Para evitar cualquier tipo de accidente, los bañista han de respetar en todo momento las indicaciones, avisos y advertencias tanto de los socorristas como de los carteles que existan en la piscina. Si se produce un accidente por negligencia del propietario de la piscina o en la playa y el bañista ha sufrido lesiones, es aconsejable llamar a los servicios de urgencia además del socorrista, para que le atiendan en el lugar de los hechos.

Por otra parte, recabe información y datos de posibles testigos que hayan visto el accidente y el motivo del mismo. Intente buscar testigos diferentes a familiares y amigos, ya que serán más objetivos. Localice a un responsable de la piscina y rellene un formulario de queja y constancia del accidente sufrido, quedándose una copia con sello de entrada o justificante de recepción. Si no puede hacerlo en el mismo momento del accidente, por la entidad de las lesiones, hágalo en cuanto pueda o un famliar suyo en su nombre.

En el caso de que dicho accidente sea en la playa igualmente llame a los servicios de emergencias, localice al socorrista si lo hubiera y recabe todas las pruebas que pueda para poder así defender su reclamación ante la administración competente.

También le puede interesar:

Compartir:

Consultas Jurídicas Online

Boletín Noticias Jurídicas


Acepta las Condiciones de Uso y la Política de Privacidad.
Boletín Noticias Jurídicas