08 Oct 2015

Reclamar judicialmente deudas: proceso monitorio

Reclamar judicialmente deudas: proceso monitorio

La morosidad entre empresas y particulares es un problema que cada día crea más dolores de cabeza entre las relaciones mercantiles, ya sean empresariales o incluso relaciones entre particulares. Nuestro sistema judicial nos permite proceder a la reclamación de cualquier tipo de deuda que esté argumentada en algún documento y tenemos a nuestra disposición una vía de reclamación judicial previa, se recomienda contar con el asesoramiento de un  abogado y procurador para comenzar con los trámites de cobro por vía judicial.

Reclamar judicialmente deudas: procedimiento monitorio

La herramienta judicial que se pone a nuestra disposición es el juicio monitorio o proceso monitorio, sistema que a pesar de ser bastante criticado en los círculos jurídicos, cuenta con unas ventajas nada desdeñables para ahorrar costes inicialmente en el proceso de reclamación de dichas deudas.

Qué deudas se pueden reclamar en un juicio monitorio

El proceso monitorio es un procedimiento especial previsto para reclamar cantidades con el límite de 250.000 euros cuando la deuda conste en algún tipo de documento. Es decir, es imprescindible la existencia física o telemática de algún documento que demuestre dicha deuda.

Este documento demostrativo de existencia de deuda puede ser de cualquier tipo, es igual la forma, clase o soporte físico en que se encuentre si aparecen firmados por el deudor o con su sello, marca o con cualquier otra señal, física o electrónica. También se admiten las facturas, albaranes de entrega, certificaciones… etc. que puedan acreditar una relación comercial entre el acreedor y el deudor. Este proceso monitorio está especialmente indicado en las reclamaciones de cuotas de las comunidades de vecinos.

Inicio procedimiento monitorio

El proceso monitorio se inicia presentando un escrito normalizado de solicitud de proceso monitorio ante el juzgado de primera instancia en el que esté ubicado el domicilio del deudor. Si el domicilio del deudor no es conocido, será competente para inicial el procedimiento el juzgado de primera instancia en el que pueda ser localizado dicho deudor.

Pasos juicio monitorio

Una vez hemos presentado en el juzgado la solicitud del proceso monitorio para reclamar nuestra deuda y el juzgado ha notificado a nuestro deudor que le solicitamos el pago por vía judicial en el plazo máximo de 20 días pueden suceder las siguientes cuestiones:

  • El deudor nos paga y argumenta el pago en el juzgado, por lo que el proceso se archiva y nosotros hemos cobrado.
  • El deudor presenta un escrito de oposición al pago, por lo que el juez señalará la continuación del proceso en el juicio que le corresponda.
  • El deudor no paga y tampoco atiende el requerimiento de pago dentro de los 20 días, por lo que el juez dictará el auto de embargo de bienes del deudor en cuantía suficiente para cubrir la deuda, junto con los intereses y costas.

El último supuesto es el supuesto más usual y para solicitar la ejecución, necesitamos contar con abogado y procurador. Ejecución de sentencia, realizar los embargos no es complicado siempre y cuando el deudor sea solvente o tenga alguna fuente de ingresos.

Problema de ejecuciones de sentencias y morosos

A la hora de hacer valer nuestros derechos de cobro efectivo mediante la ejecución de la sentencia, la mayoría de morosos profesionales no suelen tener a su nombre absolutamente casi ningún bien susceptible de embargo. Es decir, no tienen dinero en cuentas corrientes, no disponen de bienes inmuebles a su nombre o incluso tampoco disponen de vehículos.

No obstante, si el deudor tuviera alguna fuente de ingresos declarada procedente de rendimientos del trabajo, realizar el embargo es sencillo, dado que las nóminas y pensiones son suceptibles de embargo.

La principal función de cobro que debemos perseguir es la investigación patrimonial del deudor. Una vez tenemos un auto de ejecución de pago, nuestro abogado puede solicitar información a la Seguridad Social sobre las empresas en las que esté en alta, podemos pedir información a la Agencia Tributaria para comprobar si tiene ingresos por alquileres o ingresos empresariales y podemos también requerir el bloqueo de cuentas corrientes en las que el deudor sea titular.

La investigación patrimonial del deudor debe comprender también la existencia de propiedades a su nombre en los Registros de la Propiedad, en los registros de Bienes Muebles e incluso en las bases de datos de Tráfico para localizar algún vehículo propiedad del moroso.

Ventajas juicio monitorio

Actualmente, más del 50% de las reclamaciones judiciales sustentadas en un proceso monitorio finalizan en el plazo de los 20 días con el pago del deudor. Dentro de las vías de reclamación de deudas, es uno de los canales más efectivos con los que se cuentan en relación efectividad/coste.

Bien es cierto que la mejor manera para cobrar es la amistosa, pero existen infinidad de casos en los que además de perder el dinero, también se pierde la amistad o el cliente. En esta línea, las citaciones judiciales no son plato de buen gusto para nadie y por tanto, arrancar un proceso judicial en este sentido, es la mejor vía para al menos, recuperar el dinero que legítimamente se nos debe. Confié en profesionales y acuda a su despacho de abogados de confianza.

También le puede interesar:

Compartir en redes sociales: