23 Sep 2015

Accidente tráfico, ¿abogado independiente?

Accidente tráfico, ¿abogado independiente?

La Ley del Contrato de Seguro regula la defensa jurídica y el derecho a la libre elección de abogado y procurador. Elegir un profesional ajeno a la aseguradora es una garantía para lograr la indemnización que le corresponde en caso de sufrir un accidente de tráfico.

Abogado privado o abogado de la aseguradora

En diferentes artículos hemos subrayado la importancia de acudir a abogados especialistas en accidentes de tráfico e independientes de las aseguradoras, a la hora de solicitar las indemnizaciones. Ahora vamos a profundizar en esta cuestión, analizando pros, contras y la legislación que sirve de base al derecho a la elección de abogado en estos casos.

Libre elección de abogado

La libre elección de abogado es un derecho recogido en las garantías de defensa jurídica de las pólizas de seguros. La Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro, establece en su precepto 76 a): “Por el seguro de defensa jurídica, el asegurador se obliga, dentro de los límites establecidos en la Ley y en el contrato, a hacerse cargo de los gastos en que pueda incurrir el asegurado como consecuencia de su intervención en un procedimiento administrativo, judicial o arbitral, y a prestarle los servicios de asistencia jurídica judicial y extrajudicial derivados de la cobertura del seguro”. Por su parte, el artículo 76 d) dice: “El asegurado tendrá derecho a elegir libremente el Procurador y Abogado que hayan de representarle y defenderle en cualquier clase de procedimiento. El asegurado tendrá, asimismo, derecho a la libre elección de Abogado y Procurador en los casos en que se presente conflicto de intereses entre las partes del contrato. El Abogado y Procurador designados por el asegurado no estarán sujetos, en ningún caso, a las instrucciones del asegurador”.

En pocas palabras, si has contratado una póliza de defensa jurídica tienes derecho a que tus intereses sean defendidos por los abogados de plantilla de tu compañía de seguros o por el que tú mismo designes, según tu voluntad y criterio. Normalmente todas las pólizas de vehículos incluyen defensa jurídica con cobertura de “reclamación de daños”. Ésta te permite seleccionar libremente un abogado de confianza, para que defienda tus intereses y derechos. Ahora bien, la cuantía de la cobertura varía en función de la aseguradora y del tipo de póliza. Además, existen interesantes matizaciones y excepciones, que conviene tener bien presentes.

Abogado de la aseguradora: ventajas e inconvenientes

La principal ventaja de aceptar el abogado de la aseguradora es que ésta asume la integridad de los costes de tu defensa jurídica. No existen límites. Además, los letrados de las compañías suelen ser profesionales experimentados, que trabajan con un gran número de expedientes y reclamaciones.

Sin embargo y con independencia de su profesionalidad y eficacia, los abogados que trabajan en las plantillas de las empresas de seguros no poseen el mismo estímulo que los profesionales independientes. Ten en cuenta que los honorarios de aquéllos se calculan en función de una tarifa plana impuesta por la empresa. Por otro lado y debido al gran volumen de asuntos que controlan a diario, no pueden prestar la atención y el mimo que cada caso merece. En último lugar, recuerda que estos profesionales del derecho miran siempre por los intereses de su organización antes que por los tuyos, cosa que no ocurre cuando contratas a un abogado de tu confianza.

Abogado independiente: ventajas y desventajas

Un abogado especialista en accidentes de tráfico e independiente cobra sus honorarios en función de la cantidad a reclamar. Esa circunstancia le motiva para dedicar más tiempo y recursos, con el objetivo de obtener la máxima indemnización posible.

La calidad de su servicio y la completa satisfacción del cliente son los objetivos de estos profesionales del derecho. Recuerda que tienes que pagar sus honorarios, o detraerlo de la indemnización que recibas, en la cantidad que sobrepase la cobertura establecida por la compañía o cuando tu póliza carezca de defensa jurídica.

En resumen, un accidente de tráfico acarrea consecuencias jurídicas de trascendencia, que hacen precisos los servicios de profesionales experimentados en esta materia. Un abogado externo puede ser la solución ideal para tus intereses, pues pondrá todas sus energías en tu caso y en conseguir la máxima indemnización posible. Elige bufetes especializados, en caso de duda, consulta en el colegio de abogados de tu zona.

También le puede interesar:

Compartir en redes sociales: