30 Abr 2015

Mi padre estaba asegurado y yo sin saberlo

Mi padre estaba asegurado y yo sin saberlo

Cualquiera que haya sufrido el fallecimiento de alguien cercano sabe que, tras el fatal acontecimiento, uno no tiene la cabeza especialmente lúcida, sin embargo para las cuestiones financieras hace falta precisamente eso, claridad. Máxime si de lo que se trata es de ver si el difunto estaba cubierto con algún tipo de seguro que nos depare algo de dinero.

Seguros de vida

Si sus beneficiarios sabían que existía alguna póliza, solo había que ponerse a revolver los cajones y localizarla. Sin embargo, no siempre se tiene esa información. De hecho, hace menos de una década aproximadamente la mitad de los seguros de vida que había en España no se cobraban.

¿Cómo es posible? No se reclamaban porque los beneficiarios no sabían de su existencia y las aseguradoras, por su parte, no ejecutaban el pago al no tener constancia del fallecimiento.

Efectivamente, explican desde Mapfre, “la entidad aseguradora solo puede realizar gestiones cuando le llega la comunicación del fallecimiento, y cursando la misma determina quiénes tienen derecho como beneficiarios a la prestación. No tiene otros medios para poder realizar esta gestión”.

¿Tan mala comunicación había entre tomador y beneficiario como para no conocer la existencia del seguro? No necesariamente. Y es que el grueso de los no cobrados no era la típica póliza de vida al uso (cuyo recibo nos pasan al banco todos los meses), sino otros seguros asociados a una compra o servicio. El ejemplo más habitual es pagar un viaje con una tarjeta de crédito que lleva asociado un seguro de accidentes.

Tampoco somos conscientes de la vigencia de los seguros de vida que muchas entidades obligan a contratar en el momento en el que firmamos una hipoteca o un préstamo.

Pero, hoy ese panorama ha cambiado radicalmente y la inmensa mayoría de las pólizas relacionadas con fallecimientos se cobra. La clave está en la creación, en 2007, del Registro de Contratos de Seguros de Cobertura de Fallecimiento, una gran base de datos creada para que no quedasen sin pagar la enorme cantidad de casos que antes quedaban sin indemnizar.

Contiene los seguros de vida con cobertura de fallecimiento y los seguros de accidentes en los que se cubra la contingencia de la muerte del asegurado, ya se trate de pólizas individuales o colectivas.

Reclamación seguridad de vida

El año pasado solo las solicitudes de notarios ya se acercaron a las 130.000, de las que un tercio dieron como resultado la existencia de alguna póliza contratada.

En este registro, dependiente del Ministerio de Justicia, cualquier persona puede consultar –online o presencialmente– si un allegado contaba con algún tipo de póliza y en qué entidad. Queda ya en manos de cada uno dirigirse a la aseguradora para constatar si figura como beneficiario y, en su caso, reclamar el pago.

¿Y cuánto dinero me puedo esperar cobrar? Según los datos incluidos en la Memoria social del seguro elaborada por Unespa, el pago medio por beneficiario rondó en 2013 los 31.800 euros. Sin duda una ayudita para la familia o cualquier otro beneficiario.

En 2013 fueron unas 55.000 familias las que cobraron una indemnización del seguro de vida, último año con datos. En cuanto al importe total desembolsado en concepto de indemnizaciones por parte de las entidades aseguradoras de vida, ascendió a 1.740 millones de euros.

¿Ha aumentado este registro el número de pólizas reclamadas? En Ibercaja aseguran que “en nuestro tipo de negocio, aseguradora vinculada a una entidad bancaria, la existencia del registro no ha afectado en ningún caso. En general, todas las pólizas siniestradas son abonadas a los beneficiarios correspondientes”.

El caso de VidaCaixa es parecido ya que al ser los productos comercializados directamente por las oficinas de CaixaBank, “en el momento de la comunicación del fallecimiento de un cliente se realiza una gestión íntegra de todos los productos vinculados a la entidad facilitando toda la información necesaria para la gestión de los seguros”.

No se tiene la misma percepción desde Allianz. Esta aseguradora admite que la existencia del registro “ha fomentado el incremento del número de pólizas de las que se reclama el pago”.

Fuente: Cinco Días

Compartir en redes sociales: