16 Oct 2015

Qué tener en cuenta al comprar coche segunda mano

Qué tener en cuenta al comprar coche segunda mano

Cuando se compra un vehículo nuevo queda claro que el mismo tiene un periodo de garantía, que legalmente está establecido en dos años, para el conjunto del vehículo, aunque algunas marcas la amplían por su cuenta para ciertas piezas del mismo o incluso para el vehículo completo también. Pero en el caso de comprar un vehículo de segunda mano a un particular o a un profesional de vehículos de ocasión ya no quedan tan claras esas condiciones, y es normal preguntarse ¿qué precauciones debo seguir a la hora de comprar un coche de segunda mano? ¿A qué tengo derecho? Pues a lo largo de este artículo daremos la respuesta a todas aquellas preguntas que surgen a la hora de comprar un vehículo de segunda mano.

Al comprar vehículo de segunda mano

Dado que no es lo mismo comprar un vehículo usado que uno nuevo, siempre hay que tomar una serie de precauciones que nos ayuden a garantizar que la compra va a resultar satisfactoria, pues aunque un coche tenga un aspecto exterior fantástico puede ser que tenga desperfectos ocultos que se traduzcan en una gran factura del mecánico para su arreglo o incluso que acorten su vida útil. Por tanto, a la hora de comprar un coche usado debes fijarte en su apariencia para intentar desvelar si existe alguna avería que no te quieran contar, los expertos nos informan de algunas de las comprobaciones que podemos realizar:

Con respecto al exterior del vehículo deberías revisar a fondo los neumáticos, sobre todo si presentan deformaciones o desgaste irregular del dibujo. Comprobar que el tubo de escape no emita excesivos humos por mala combustión así como que no existan grietas en el mismo. Ver el estado del paragolpes y de la carrocería o pintura del vehículo, buscar si existen indicios de golpes.

En el interior comprobar el funcionamiento de los cinturones así como de la dirección del vehículo, el embrague, las marchas y los frenos. Revisar que el motor no haga ruidos extraños ni se pare sin causa aparente. Comprobar que la suspensión está en buen estado. Fíjate en el estado de las lunas y espejos. Revisa el cuadro de mandos para verificar que no indique averías y ver el número de kilómetros del vehículo. Pide al dueño el libro de mantenimiento y las facturas de las reparaciones realizadas.

En cualquier caso, y ante la duda siempre es recomendable solicitar al dueño del vehículo una visita a tu mecánico de confianza para que éste evalúe su estado real y pueda comprobar que todo está correcto.

Contrato compraventa, pago y cambio de titularidad del vehículo

Una vez comprobado el estado del coche ya podremos pasar a los trámites legales para su adquisición. Lo primero de ello será revisar la documentación del vehículo y comprobar que el mismo está al corriente de pago del Impuesto de Circulación, que ha pasado la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), comprobar que en la ficha técnica figuren los cambios que se le hayan realizado y consultar en la DGT que el vehículo no tiene multas de tráfico o embargos.

Una vez comprobado todo lo anterior llega el momento de la compra efectiva, siempre debemos de firmar el contrato de compraventa con la persona que figure como su titular en los papeles del vehículo, pues es la única persona que puede transmitirlo. Hay que tener en cuenta que en el contrato deben de figurar los datos del vehículo, los del comprador, los del vendedor y el precio por el que se compra, así como si se entrega el dinero en el momento, o mediante un cheque o una transferencia bancaria. Guardar siempre el documento que justifique el pago. Además, en caso de haber entregado una señal para la compra del vehículo exige siempre el recibo de la misma.

A la hora de analizar lo que realmente nos cuesta el vehículo hemos de saber que normalmente el comprador será el que pague las tasas y el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (que irá de acuerdo al modelo, marca y valor del vehículo adquirido, existen unas tablas de valoración de los vehículos en función de las cuáles se calcula este impuesto). Tras todo esto habrá que solicitar en la Dirección General de Tráfico el cambio de titularidad del vehículo.

Reclame sus derechos

En cuanto a nuestros derechos, hemos de decir que existen pequeñas diferencias en la garantía a la que está sometido teniendo en cuenta si la compra se hace a un particular o a un profesional que se dedique a la compraventa de vehículos. En el caso de que la compra se realice a un particular estará sometida a nuestro Código Civil, por lo que según los artículos 1.484 y siguientes, en el caso de que el coche presente algún vicio o defecto oculto el vendedor responderá del mismo durante los seis meses siguientes a la compra, aunque el mismo desconociera ese defecto o vicio oculto.

Sin embargo, si la compra se realiza a un profesional, la garantía del mismo es algo mayor, elevándose a un año desde la entrega del vehículo, pues está sometido a la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios. En este segundo caso el comprador tiene derecho durante ese año de garantía a la reparación del producto, a su sustitución, a la rebaja del precio o a la resolución del contrato. En cambio, los precios de los vehículos suelen ser superiores cuando se compra a un profesional que a un particular, dado que el profesional siempre le subirá el margen de beneficio.

En suma, la compra de un coche de segunda mano debe hacerse con calma y serenidad, estudiando siempre los pros y contras de cada uno de los vehículos y valorando si nos conviene más la compra a un profesional o un particular, pues aunque el profesional siempre nos dará más garantías, el particular siempre nos ofrecerá un precio más ventajoso y, si es conocido y sabemos el uso que ha tenido el vehículo y sus posibles defectos, podemos obtener buenos coches a muy buen precio.

También le puede interesar:

Compartir en redes sociales: