14 Sep 2015

Eliminar cláusula suelo préstamo hipotecario

Eliminar cláusula suelo préstamo hipotecario

Son muchas las cláusulas suelo que ha impuesto esta entidad a sus clientes y muchos los clientes que ahora se encuentran con el pago de unos préstamos cuyas cuotas mensuales se inflan debido a la aplicación de tal suelo.

Cláusulas suelo en préstamos hipotecarios

Desde nuestro despacho, a sabiendas de que en muchas ocasiones la mejor opción para solventar de manera rápida y eficaz estos litigios es cerrar un acuerdo intermedio que beneficie a ambas partes, utilizamos todos nuestros recursos y contactos de cara a lograr tal objetivo.

Se trata de eliminar la aplicación de la cláusula suelo y lograr al menos una devolución parcial y bastante sustancial de las cantidades abonadas en exceso por aplicación del suelo, todo ello, sin necesidad de acudir a un costoso y largo procedimiento judicial, sino que, de manera económica, ajustándonos al posible acuerdo y sus condiciones económicas.

Esta no es una opción que pueda tener iguales frutos en todas las provincias, en la medida en que, en algunas de ellas, existen resoluciones de las Audiencias Provinciales en las que se prevé la ausencia de la condena de devolución de importes, por considerar que tal devolución, acumuladas a posteriores reclamaciones en cadena,  podría provocar una alteración al orden socio económico.

Cláusulas suelo

Sin embargo, en las provincias en las que la Audiencia Provincial ha estimado la devolución de cantidades, sí existe una opción mucho más viable de conseguir, no sólo la eliminación del suelo, lo cual se puede conseguir cualquiera que resulte la provincia de residencia del cliente, sino que, además, la devolución de gran parte de las cantidades.

Con todo ello, antes de acudir a un procedimiento judicial con altos costes y una duración mucho más amplia, siempre es mejor intentar alcanzar acuerdos, máxime, sabiendo que los mismos son viables siempre y cuando el asunto esté judicializado, es decir, que exista representación de un abogado y del correspondiente procurador, que defiendan el interés y derechos del cliente, normalmente, a través de una demanda de conciliación, que supone un ahorro total de las costas judiciales.

Siempre es mejor un mal acuerdo que un buen pleito, máxime cuando se trata de reducir tiempo y gastos para el cliente.

También le puede interesar:

Compartir en redes sociales: