05 Jun 2015

Bufetes abogados apuestan por nuevos sectores

Bufetes abogados apuestan por nuevos sectores

Lujo, moda, cine, caballos, redes sociales, agua o gestión de intangibles son algunas de las nuevas áreas sectoriales que han creado los despachos en los últimos años para diferenciarse e incrementar clientes.

Bufete de Abogados

En los últimos dos o tres años, coincidiendo con un periodo de crisis que no termina de llegar a su fin, los despachos de abogados han puesto en marcha nuevas áreas multidisciplinares basadas en industrias emergentes. El objetivo es posicionarse como uno de los primeros bufetes en especializarse y ser referente en un sector determinado y así captar la atención de los potenciales clientes.

La idea no es nueva y viene produciéndose desde hace muchos años, pues las firmas jurídicas siempre están analizando las necesidades que perciben en el mundo de los negocios. Por ejemplo, en el pasado, muchas firmas abrieron áreas de energía, infraestructuras o medio ambiente y, más recientemente, derecho deportivo o nuevas tecnologías, que hoy conviven de forma natural en las firmas con las clásicas prácticas de mercantil, fiscal, procesal o laboral.

Nuevas áreas de práctica

Sin embargo, en la actualidad, con los clientes demandando cada vez más un conocimiento sectorial, los bufetes están afinando mucho más. Por ejemplo, hace un mes, Cuatrecasas, Gonçalves Pereira anunció la creación de una nueva práctica de derecho ecuestre -dentro del equipo de derecho del deporte-, que es pionera en una firma multidisciplinar.

El despacho ha apostado por un sector en auge que, según la Real Federación de Hípica Española, tuvo un impacto económico de más 5.300 millones de euros en 2013, lo que representa el 0,5% del PIB español. El socio responsable de esta nueva práctica, Francisco Cavero, ha explicado que “la creación de este grupo pretende acercar sus servicios a un sector muy relevante, al aglutinar un clúster empresarial, científico y veterinario muy significativo en generación de riqueza y que goza de mucha proyección internacional”.

Como en la mayoría de estos nuevos grupos sectoriales, el aspecto multidisciplinar es un denominador común. Así por ejemplo, en el grupo de derecho ecuestre de Cuatrecasas conviven expertos en derecho público y privado, laboralistas y fiscalistas, entre otros. “Nuestros clientes pueden ser desde un propietario de una cuadra de caballos hasta el comité organizador de un evento deportivo, donde estamos en la planificación del contrato, temas regulatorios y laborales, licencias, permisos, temas sanitarios o patrocinios”.

Moda y lujo

Otro sector de reciente creación como grupo en las grandes firmas es el de moda y el lujo. Hace dos años, Garrigues decidió apostar por esta industria, ya que acumulaban experiencia en trabajar para empresas de estos sectores.

“Tradicionalmente eran los bufetes de propiedad intelectual, por el tema de las marcas, los que asesoraban a estas empresas, pero decidimos que era necesario un asesoramiento 360 grados, pasando por los contratos de logística, por cómo montar una franquicia, outsourcing -para la fabricación de prendas en otros países-, temas de responsabilidad social (por ejemplo, para que los proveedores no exploten a la mano de obra), asesoramiento legal de la marca, ventas por plataformas online, etcétera. El truco está en conocer bien el sector”, asegura Claudio Doria, socio y coordinador de esta área en Garrigues.

Otro de los despachos que tiene desarrollada un grupo sectorial de moda es DLA Piper y en Baker & McKenzie tienen un grupo del sector del lujo, con importancia del área de perfumes y esencias, donde se asesoran en temas fiscales, laborales y de marcas.

Precisamente en la oficina de Baker en Barcelona, crearon también hace dos años un grupo de asesoramiento en social media. Desde pymes hasta grandes multinacionales están destinando recursos y esfuerzos a desarrollar sus estrategias de uso y presencia en las redes sociales, y el bufete les ayuda en el sinfín de nuevos retos de naturaleza jurídica que se presentan, como derecho a la intimidad, el control del uso que hacen los empleados de las redes sociales, los límites al poder sancionador del empresario, la protección de las marcas y demás derechos de propiedad intelectual en las redes o usurpadores de la identidad corporativa.

Intangibles

Otra área de nueva creación y pionera se ha puesto en marcha en PwC, denominándose gestión de intangibles, donde trabajan 24 profesionales en Madrid, Barcelona y Alicante. “El objetivo es poner en valor todo lo que una compañía posee no tangible y que, en ocasiones, desconoce. Por ejemplo, su experiencia sobre un asunto o una forma de hacer algo distinto que le diferencia de su competencia”, explica el socio Carlos Rodríguez.

Otra Big Four, KPMG, ha creado un área de asesoramiento en I+D+i. Por su parte, Gómez-Acebo trabaja hace unos años con una línea de derecho del agua y otra de gestión de residuos; DLA Piper ha creado un área enfocada en el sector de la minería; Garrigues ha creado un grupo de trabajo para asesorar en smart cities; y Hogan Lovells acaba de crear un área de derecho del deporte.

Cine, teatro, música y televisión

El cine, el teatro y la televisión son sectores que estaban copados, mayoritariamente, por algunas ‘boutiques’ jurídicas especializadas como Santiago Mediano, Súarez de la Dehesa o Écija. Sin embargo, hace unos años, el bufete Jausas creó un área con cinco abogados dedicada a prestar asesoramiento legal al sector audiovisual y teatral para su financiación, y han experimentado mucho crecimiento. Prestan servicios al productor en todas las fases de la obra: creación de la estructura financiera, derechos sobre guión, música, contratación del personal de la serie película u obra de teatro, contratos, postproducción distribución, etc.

Fuente: Expansión

Compartir en redes sociales: