08 Sep 2016

Enlaces web a obras protegidas son ilegales con ánimo de lucro

Enlaces web a obras protegidas son ilegales con ánimo de lucro

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea matiza, sin embargo, que cuando se colocan estos hipervínculos cuando la persona que coloca tal vínculo actúa sin ánimo de lucro y sin conocer la ilegalidad de la publicación de esas obras no se trataría de una infracción.

Enlaces web a obras protegidas

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha hecho pública hoy una sentencia en la que especifica que los enlaces hacia obras protegidas son una infracción si la web que incrusta estos hipervínculos “interviene, con pleno conocimiento de las consecuencias de su comportamiento, para dar a sus clientes acceso a una obra protegida”.

En este caso, explica el tribunal estaría cometiendo una infracción al enmarcarse en el concepto de “comunicación al público”.

Según reza la sentencia, “cuando la colocación de hipervínculos se efectúa con ánimo de lucro, cabe esperar del que efectúa la colocación que realice las comprobaciones necesarias para asegurarse de que la obra de que se trate no se publica ilegalmente”.

No obstante, el TJUE apunta que no será ilegal si no existe ánimo de lucro y se desconoce que el contenido está sujeto a derechos de propiedad intelectual, teniendo así en cuenta a los millones de usuarios básicos de Internet.

El tribunal subraya que “Internet reviste particular importancia para la libertad de expresión y de información y que los hipervínculos contribuyen a su buen funcionamiento y al intercambio de opiniones y de información”. Además, admite que “puede resultar difícil, especialmente para particulares que deseen colocar tales vínculos, comprobar si se trata de obras que están protegidas y, en su caso, si los titulares de los derechos de autor de dichas obras han autorizado su publicación en Internet”.

La sentencia está relacionada con una pregunta que el Tribunal Supremo de los Países Bajos remitió al TJUE, a propósito de una denuncia contra GS Media, editora del portal holandés de información sensacionalista GeenStijl, por desviar a los usuarios a una web australiana en la que se encontraban disponibles fotos de la estrella televisiva holandesa Britt Dekker.

El titular de los derechos de esas fotografías era Sanoma, la editora de la revista mensual Playboy, quien se puso en contacto con GS Media para que retirase el enlace a las imágenes.

A pesar de los requerimientos de Sanoma, GS Media se negó a eliminar el hipervínculo y, cuando el sitio australiano suprimió las fotos a petición de Sanoma, GeenStijl publicó un nuevo artículo que también contenía un enlace que remitía a otro sitio en el que podían verse las fotos en cuestión, y así sucesivamente.

Por ello, el TJUE entiende que GS Media “proporcionó con ánimo de lucro los hipervínculos que remiten a los archivos que contienen las fotos y que Sanoma no había autorizado la publicación de estas fotos en Internet mientras era consciente del carácter ilegal de dicha publicación”.

Fuente: Expansión

Compartir en redes sociales: