01 Jul 2014

Conflicto Uber y taxis, seis preguntas y respuestas

Conflicto Uber y taxis, seis preguntas y respuestas

Madrid y Barcelona han vivido una huelga de taxistas por la llegada a España de Uber, la aplicación con la que conductores no profesionales cobran a los usuarios de esta plataforma por viajar en coche.

Uber y taxis

«No es justo que, después de pagar una licencia de 155.000 euros, un seguro a todo riesgo y de pasar mil y un controles, cualquier persona, sin supervisión ninguna, pueda ponerse a ejercer de taxista», declara una indignada taxista de Madrid. «El sistema de licencias municipales de transporte viene de la década de los sesenta. Está anticuado, pero en cualquier caso, una persona que quiera transportar personas y percibir un ingreso por ello, debería pasar unos controles de calidad mínimos», señala otro.

La huelga de taxis coincide con la llegada a España de Uber, posiblemente la app más polémica dentro de la llamada economía compartida. Este término hace referencia a todos aquellos servicios por los que los particulares –que en este caso se ponen en contacto a través de una plataforma tecnológica– comparten bienes y servicios entre sí, ya sea un vehículo, una plaza de párking en desuso o un apartamento en periodos vacacionales. La app Uber está operativa desde hace un mes y medio en Barcelona, cuyo Ayuntamiento ya habla de «supuesta actividad irregular».

Protesta de los taxistas

¿Por qué protestan los taxistas? «Uber ha empezado a operar en territorio español con vehículos particulares y conductores particulares (…), lo que pone en grave riesgo a los usuarios al carecer de las autorizaciones, los seguros y las garantías correspondientes, así como los requisitos que establece la propia ley para prestar un servicio de transporte de viajeros», defienden desde la Asociación Gremial de Auto Taxi y la Federación Profesional del Taxi, organizadoras del paro de ayer. La Confederación del Taxi, por su parte, asegura que una aplicación como Uber fomentará el «transporte pirata» y la creación de una bolsa de fraude fiscal evidente.

¿Ha levantado Uber ampollas en otros países? Sí, empezando por EEUU, donde la propia Uber calcula que sus conductores generan, de media, 30.000 dólares al año. Inicialmente, el Estado de California impuso a Uber una multa irrisoria de 20.000 dólares, que posteriormente retiró. A este lado del Atlántico, Bruselas ha sido la primera ciudad en prohibirlo. La Corte Comercial de Bruselas ha determinado que Uber es ilegal y obliga a la compañía a abandonar la ciudad inmediatamente, bajo amenaza de una multa de 10.000 euros por servicio. En París, los taxistas se echaron a la calle a principios de año. En la actualidad, el caso se encuentra aún en los juzgados. La ley francesa prevé una multa de 1,5 millones de euros por competencia desleal.

Qué ocurre en España

¿Qué dice el ordenamiento jurídico en España? La Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT) establece que todas aquellas personas o empresas que realicen estos servicios de transporte sin contar con autorización incurrirán en una infracción muy grave, sancionable con una multa de 4.001 a 6.000 euros, que podría aumentar hasta 18.000 euros en caso de reiteración.

«Existen modelos de negocio dispares dentro del consumo colaborativo. Hay que valorar cada uno de ellos por separado. En cualquier caso, no existe verdaderamente un vacío legal, ya que estas actividades están reguladas por la Ley de Servicios de la Sociedad de Información (LSSI). Y dado que han llegado para quedarse, no excluyo la necesidad de actualizar la normativa y de fiscalizar las actividades económicas generadas a través de estas plataformas», valora Oriol Armengol, socio del despacho Pérez-Llorca. «Sería muy positivo que el Gobierno aclarara este tipo de situaciones –como se ha hecho en EEUU– e integrase esta solución en la legislación de transporte terrestre», agrega José Ramón Casado, socio de Baker & McKenzie.

¿En qué se distingue Uber de BlaBlaCar? La cuestión que puede marcar hacia dónde se tornará la balanza legal está en el ánimo de lucro. En Uber, partiendo de una tarifa mínima de 4 euros, el precio del trayecto se calcula en función de la distancia recorrida (35 céntimos por minuto) y el tiempo transcurrido (80 céntimos por kilómetro).

BlaBlaCar es una app para compartir coche en viajes largos. El precio se calcula realizando un prorrateo del coste de la gasolina y los peajes durante el trayecto. Se trata, teóricamente, de compartir gastos, no de generar ingresos.

App colaboran con taxistas

¿En qué se diferencia de MyTaxi, Hailo o de Cabify? MyTaxi y Hailo son apps que trabajan con los taxistas oficiales de una ciudad. Operan, así, como un sustituto moderno del clásico radioteléfono, que permite configurar un listado de tus conductores preferidos y consultar en un mapa el recorrido que se va a realizar, entre otros servicios.

Cabify es un servicio alternativo, pero en cualquier caso opera con conductores profesionales. En España, opera bajo licencias VTC.

¿Qué dice el Gobierno? El Ministerio de Fomento emitió este lunes un comunicado, en el que recuerda que la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT) exige que las personas y empresas que realicen transportes de viajeros por cuenta ajena en vehículo de turismo, mediante retribución económica, deben contar con una autorización previa de la Administración. Fomento recuerda que los usuarios también pueden verse afectados y quienes contraten estos servicios no autorizados, podrían ser sancionados con multas de entre 401 y 600 euros.

Fuente: Expansión

Compartir en redes sociales: