18 Ene 2016

Jóvenes y alcohol: 40% admite beber antes conducir

Jóvenes y alcohol: 40% admite beber antes conducir

Más de un tercio de los jóvenes españoles de entre 16 y 30 años reconoce haber conducido bajo los efectos del alcohol en los últimos seis meses, y un 10,2 por ciento, bajo los efectos de drogas como el cannabis, la marihuana o los porros, según ha revelado un estudio de la Fundación Mapfre y la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD).

Jóvenes y Alcohol

Los datos de este estudio, destaca el director técnico de la FAD, Eusebio Megías, no se corresponden con las respuestas que este sector de la población da acerca de su conocimiento sobre los efectos de las drogas y el alcohol. Un 90 por ciento asegura ‘estar bien informado’, pero, según Megías, ‘se saben la teoría’, pero no la llevan a la práctica.

La encuesta revela que para un 15 por ciento los consumos son ‘habituales’. Además, un 10 por ciento cree que el riesgo ‘mejora la experiencia’ y que el control ‘arruina la diversión’. Esto explicaría que más de un 60 por ciento reconozca haberse montado en un vehículo conducido por alguien bajo los efectos del alcohol al menos una vez en los últimos seis meses. Este porcentaje baja al 18 por ciento cuando se trata de un conductor bajo los efectos del cannabis y al 10 por ciento cuando la sustancia presente es la cocaína.

Además, un 13,6 por ciento considera que el alcohol aumenta el riesgo de accidente, aunque un 17,5 por ciento ve normal que se beba o se consuma drogas antes de conducir.

Eusebio Megías considera que, a pesar de la información que se da a los jóvenes, el consumo de porros ‘se ha banalizado más que el del alcohol’ y que ‘no se ha conseguido revertir el comportamiento, incluso cuando se explican los posibles riesgos’.

Rechazo social sin complejos

María Seguí, directora general de Tráfico, se ha pronunciado sobre el estudio, reclamando la necesidad de ‘un rechazo social sin complejos’ que debe empezar ‘cuanto antes’. Aunque sigue habiendo gente que conduce bebida, el conductor ‘se avergüenza’ y sabe que su conducta ‘no está bien vista’. Del mismo modo, las drogas deben provocar este rechazo, añade Seguí.

La responsable de la DGT ha recordado que la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil multó en 2015 a 25.000 conductores que dieron positivo en controles antidrogas. Así, Seguí no se centra solo en los conductores entre 16 y 30 años, sino que amplía este problema a ‘todos los entornos’. De hecho, más de la mitad de los positivos detectados el año pasado fueron conductores de más de 30 años, puntúa.

María Seguí aportó una serie de datos más para ilustrar la incidencia de las sustancias estupefacientes en los accidentes de tráfico: en el 58 por ciento de los accidentes mortales en España se detecta la presencia de drogas o alcohol, y en un 49 por ciento, solo la presencia de drogas. ‘Si hoy redujéramos a cero las personas que no toman sustancias ilegales, reduciríamos en 900 el número de muertos en un año’, concluye.

Educación, clave en la solución del problema

Jesús Monclús, director de Seguridad Vial de la Fundación Mapfre, ha resaltado la importancia de la educación para lograr reducir el consumo de drogas antes de conducir, que pasa por el fomento de la investigación, la información y la divulgación y la mejora de la formación de los profesores.

Una mejor educación vial llevaría a los jóvenes a no tolerar que ‘un conductor que haya consumido drogas o alcohol coja el volante’ o, al menos, a no montarse en el coche de un conductor que lo haya hecho.

Por su parte, el fiscal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, ha declarado que ‘en una nueva legislatura que ahora empieza, marcada por el diálogo y la negociación, nos gustaría que hubiera espacio para la Seguridad Vial en el Parlamento’, y añade que le gustaría que en el discurso de investidura hubiera alguna mención al tema, puesto que entre la gente este tema es una preocupación ‘diaria’.

Porcentaje de positivos por droga supera a los de alcohol

Tal y como se desprende del informe “Conducción y Drogas. Factores subyacentes a los comportamientos de riesgo” de la Fundación Mapfre, parece ser que se ha invertido el ratio alcohol / drogas, de manera que la conducción tras el consumo de drogas es más habitual que tras el consumo de alcohol. Esto puede deberse a que existe una mayor concienciación de los efectos que produce el consumo de alcohol en la conducción, pero no de los efectos de las drogas.

Muchos jóvenes creen que los riesgos del consumo de drogas en la conducción son menores que los del alcohol. Y, aunque existe un amplio rechazo a considerar que el consumo de alcohol y drogas forman parte de la conducción cuando se sale de marcha, lo cierto es que ven normal beber y consumir droga cuando salen por la noche, aunque tengan que conducir después.

El estudio, realizado a través de encuestas a españoles entre 16 y 30 años, destaca que aunque la mayoría declara que en los últimos seis meses nunca ha conducido bajo los efectos de sustancias, un porcentaje importante ha conducido alguna vez bajo los efectos de las drogas.

Por otro lado, seis de cada 10 jóvenes declara haberse subido seis meses a un vehículo cuyo conductor ha consumido alcohol, y más del 30 por ciento lo ha hecho en un vehículo cuyo conductor ha consumido porros, cocaína y pastillas.

Riesgos de la droga en la conducción

En definitiva, entre los jóvenes sigue existiendo un comportamiento de riesgo cuando hablamos de drogas y conducción. No son la gran mayoría, pero el porcentaje es significativo. Aunque no parece que estos comportamientos se deban a la falta de información puesto que consideran estar bien informados. El problema viene de la influencia de otros factores como pensar que consumir alcohol o droga es algo habitual, aunque se tenga que conducir, que el riesgo “mejora la experiencia” y que el control “arruina” la diversión.

Todavía hay jóvenes que piensan que consumir droga mejora las sensaciones y que es posible controlar sus efectos. Nada más lejos de la realidad.

Fuente: Autopista

También te puede interesar:

Compartir en redes sociales: