20 Ago 2015

¿Por qué Bourne y Juego de Tronos se rodarán en España?

¿Por qué Bourne y Juego de Tronos se rodarán en España?

La entrada en vigor este año de varios incentivos fiscales para producciones cinematográficas se combina con la versatilidad paisajística y el patrimonio del país para atraer series y películas extranjeras.

Producciones cinematográficas 

Ir de vacaciones a Peñíscola y ver un par de dragones en el cielo, pasear por las calles de Santa Cruz de Tenerife y encontrarse con el espía Jason Bourne o presenciar una persecución de película por las carreteras de la isla canaria. Son escenas propias de un guión cinematográfico, pero en breve serán una realidad, porque Hollywood se traslada a España.

La serie Juego de Tronos, producida por el canal estadounidense HBO, rodará gran parte de su sexta temporada en España, en localizaciones de Castellón (Peñíscola)y Girona, aunque podría ampliar las localizaciones a otros puntos de España. Pero a los dragones capitaneados por el personaje de ficción Daenerys Targaryen no son los únicos que se han acercado hasta las costas españolas.

La quinta entrega de la saga Bourne también se rodará en España, concretamente, en Tenerife. Matt Damon viajará hasta la isla canaria para grabar una parte de su última película, en la que vuelve a interpretar al espía estadounidense Jason Bourne. Y es posible que en las próximas semanas se anuncie la llegada de nuevas producciones cinematográficas a España, ya que hay varias productoras internacionales estudiando la viabilidad de grabar en la Península.

Pero, ¿por qué ahora? Después del boom que vivió el desierto de Tabernas (Almería) como plató de las películas del oeste en los años 60 y 70, Hollywood vuelve ahora la mirada hacia España gracias a la nueva normativa, que entró en vigor el 1 de enero de 2015, y que introduce importantes incentivos fiscales, con deducciones de hasta el 15% para las producciones que se realicen en la Península, y de más del doble si se rueda en Canarias, según explican José María Méndez y Rodrigo Ogea, socios de propiedad intelectual y fiscal, respectivamente, de Baker & McKenzie.

Tributos especiales

Hasta junio, el interés de los grandes productores había sido limitado, ya que la norma no terminaba de dejar claro qué gastos eran deducibles y cuáles no. HBO, que ya había grabado en España algún capítulo de la quinta temporada de Juego de Tronos, fue pionero y encargó a Baker & McKenzie que realizara una consulta a la Dirección General de Tributos, cuya respuesta positiva llegó en junio, allanando el camino.

La decisión de Hacienda no sólo ha servido para que la sexta temporada de HBO elija Peñíscola o Girona como escenarios, sino que también ha sido decisiva para que Santa Cruz de Tenerife se convierta, en la ficción, en el puerto de Atenas en la quinta entrega de la saga Bourne.

Una de las ventajas, según explican los socios del despacho, es que la respuesta de la DGT “ofrece certeza” en las inversiones, equiparándolo en seguridad jurídica a otros países europeos que también disponen de incentivos. De hecho, la normativa española ni siquiera es de las más ambiciosas. Por ejemplo, rodar una película en Hungría o Reino Unido llega a ser más barato, ya que las deducciones pueden alcanzar el 25%, frente al 15% español (sin contar con el 35% que se aplica en Canarias como zona especial).

Además, en nuestro país existe un límite de 2,5 millones de euros en deducciones, por lo que la fiscalidad deja de ser relevante para producciones que superen los 17 millones de euros, una cantidad más que modesta para los presupuestos multimillonarios a los que están acostumbrados en Hollywood.

Incentivos de España

Entonces, ¿por qué España es un destino tan interesante para estas productoras? Por un lado, es un país más barato que, por ejemplo, Reino Unido. A nivel de costes, las ventajas de nuestro país pierden brillo frente a Hungría o Malta. Sin embargo, hay pocas regiones que, con unos incentivos interesantes, ofrezcan una combinación de localizaciones tan variada como la que necesitan las producciones estadounidenses.

En Juego de Tronos, por ejemplo, los escenarios en los que se desarrolla la obra son de lo más variados, desde un desierto hasta frías y nevadas montañas. En España, por ejemplo, no es difícil encontrar ambas cosas a la vez, además de contar con un importante patrimonio histórico, que facilita las recreaciones de los escenarios ficticios.

En el caso de Canarias, la nueva normativa convierte a las islas en un enclave privilegiado desde el punto de vista fiscal, ya que con un 35% de deducción supera a la mayoría de los competidores europeos. Aunque sus localizaciones ofrecen menos versatilidad que la Península, ayudan los paisajes volcánicos, difíciles de encontrar en otras regiones, además de que el buen tiempo es un aliado para las productoras, ya que se aseguran un mayor tiempo de rodaje, incluso en invierno.

Peñíscola, intrigas entre castillos

El Castillo del Papa Luna, de Peñíscola, quedará inmortalizado en la sexta temporada de ‘Juego de Tronos’, la serie producida por HBO y basada en las novelas de George R. R. Martin. Pero no será la única ubicación donde se rodará la historia, ya que también elegirá localizaciones en Girona, que se sumarán a los escenarios españoles que ya se han dado a conocer en la quinta temporada, como ha sido el caso de Sevilla. Un año después de que la producción recalara en la localidad andaluza, el turismo se ha disparado alrededor de un 15% gracias al impacto directo de la serie, un efecto que podría trasladarse también a las nuevas ubicaciones en Valencia y Cataluña. Si bien el rodaje del año pasado de HBO en España fue la primera experiencia, en esta ocasión, las localizaciones nacionales ganan peso en la producción.

Tenerife, una isla para espías

En septiembre, Tenerife se convertirá en el plató de rodaje de la quinta entrega de la saga ‘Bourne’. Si en el tercer episodio ya hubo un coqueteo con España, con alguna escena grabada en Madrid, ahora nuestro país gana protagonismo y Matt Damon, que vuelve a encabezar el reparto de la última entrega del famoso espía, protagonizará varias persecuciones de infarto por las calles de Santa Cruz de Tenerife, simulando ser el puerto de Atenas. Universal Pictures invertirá alrededor de cien millones de euros en la producción, de los que cerca de siete millones se quedarán en la isla, durante las cinco semanas que está previsto que dure el rodaje, según el Ayuntamiento de la ciudad. Además, de las ventajas fiscales que ya existen en España, la producción se beneficiará de la baja tributación adicional de la Zona Especial Canaria.

Compartir en redes sociales: