13 May 2015

Ya te puedes divorciar a través de Facebook

Ya te puedes divorciar a través de Facebook

Los jueces empiezan a hacer uso de las nuevas tecnologías para facilitar la labor de los tribunales. El envío de notificación por redes sociales y la intervención de abogados por videoconferencia son los últimos ejemplos.

Divorcios por internet

El ministro Rafael Catalá está decidido a modernizar y digitalizar la Administración de Justicia antes de que termine la legislatura. Aunque la intención del titular de este departamento sea buena, todavía le queda mucho camino por recorrer para ponerse a la par de otros países del mundo, como Australia o Estados Unidos, que en las últimas semanas han dado pasos de gigante para introducir la tecnología en los tribunales.

El juez Matthew Cooper, de la corte de justicia de Manhattan, ha decidido hacer uso de las redes sociales para enviar una notificación de divorcio y así conseguir hacerla llegar a un marido esquivo y difícil de localizar.

La persona en cuestión no contaba con un trabajo, ni una dirección postal exacta y tenía un teléfono de prepago, por lo que no vinculaba la facturación a una dirección, aunque sí visitaba asiduamente Facebook. Esto ha impulsado al magistrado neoyorquino a permitir a su todavía mujer a que envíe todos los papeles del divorcio a través de mensajes directos en esta plataforma.

Aunque esta solución sea un tanto imaginativa y pueda parecer algo impensable en la Administración de Justicia española, la verdad es que también se podría llevar a cabo en nuestro país, puesto que la Ley de Enjuiciamiento Civil permite realizar notificaciones a través de sistemas electrónicos.

Constancia fehaciente

Según especifica el artículo 162, si las partes disponen de medios electrónicos “que permitan el envío y la recepción de escritos y documentos, que garantice la autenticidad de la comunicación y de su contenido y quede constancia fehaciente de la remisión y recepción íntegras, los actos de comunicación podrán efectuarse por aquellos medios”.

Según explica Alonso Hurtado, socio del área de tecnologías de la información de Ecija, “el único problema que se plantearía es que Facebook no cuenta con herramientas suficientes para garantizar la inviolabilidad del documento o la posible modificación del contenido”.

Para Tránsito Ruiz, letrada del área de antipiratería de Elzaburu, “nuestra normativa es especialmente garantista y difícilmente se podría usar Facebook para realizar este tipo de notificaciones, puesto que esta red social no podría demostrar cuándo el documento fue recibido y si fue leído por el destinatario. Para hacerlo correctamente habría que enviar un correo electrónico certificado, con sellado de tiempo”.

Abogados por videoconferencia

El otro ejemplo actual de uso de tecnologías en los tribunales proviene de Australia. En los juzgados de Adelaida han decidido permitir, por primera vez, la comparecencia de los abogados mediante videoconferencia. A pesar de que el cambio parezca mínimo, hay que tener en cuenta que este tipo de tecnología sólo era utilizado hasta el momento para testigos y peritos, y otorgar esta posibilidad a los letrados implica un cambio muy importante.

“Este cambio puede generar una economía procesal inmensa. Permitirá una mayor eficiencia y agilidad, pero sobre todo, un gran ahorro de coste para todos los despachos. Sin embargo, esta posibilidad es inviable a corto y medio plazo en España. Por un lado, la Justicia debería estar digitalizada al 100% para que se pudiera convertir en una realidad. Pero, además, se debería reformar la legislación, puesto que ahora mismo ninguna ley autoriza este tipo de procedimiento”, comenta Hurtado.

Ministerio Fiscal

Por su parte, Ruiz insiste en el problema que existe en España respecto a la obligación de que el abogado esté presente en el juicio, pero también destaca que la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim), tras la revisión de 2003, planteaba algo semejante pero restringido únicamente al Ministerio Fiscal.

“El artículo 306 explica que el fiscal podrá intervenir en las actuaciones de cualquier procedimiento penal, mediante videoconferencia u otro sistema similar que permita la comunicación bidireccional y simultánea de la imagen y el sonido. Sin embargo, todavía no he visto que ningún juez autorice algo semejante y la propia norma también anuncia una especie de excusa en el articulado cuando apunta que sólo será posible cuando en los órganos judiciales existan los medios técnicos precisos, algo poco frecuente”.

Frente a una hipotética revisión normativa, ambos letrados apuntan que sería esencial que el legislador planteara esta posibilidad para asuntos de menor calado -juicios de faltas, reclamaciones de cantidad, etc.- y que debería darle la suficiente seguridad jurídica para poder confiar en este tipo de comunicación.

“Sería tan simple como crear una plataforma de videoconferencias en sede judicial que se activara con la firma electrónica de los colegiados”, añade Hurtado.

Evolución digital en la justicia española

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha presentado cambios para potenciar la digitalización de la Administración de Justicia. Sin embargo los letrados no están muy convencidos de su efectividad. Según explica Alonso Hurtado, el objetivo de ‘papel cero’ en enero de 2016 es inasumible. Por otro lado, el anuncio realizado en relación a las notificaciones judiciales por vía telemática, que debería entrar en vigor antes de que finalice 2015, plantea dudas jurídicas respecto al envío de las mismas a través de WhatsApp, por temas de protección de datos y la confirmación de recepción. Frente a estas decisiones, Hurtado recuerda proyectos de digitalización que se han paralizado con la llegada de la crisis. “El Ministerio de Justicia estaba preparando un sistema para que los procedimientos concursales fueran 100% electrónicos. Sin embargo, este buen proyecto se paralizó y nunca se ha vuelto a saber nada”, concluye Hurtado.

Compartir en redes sociales: