19 May 2015

Cinco entidades bancarias preparadas en riesgo

Cinco entidades bancarias preparadas en riesgo

La descripción no puede ser más cruda. «Una dolorosa lección aprendida en todo el mundo durante la crisis financiera fue que es necesario establecer normas detalladas en materia de liquidez», relata la Comisión Europea en el texto legal que ampara el nacimiento de esas nuevas reglas.

Bancos en España y su riesgo

Y es que bancos solventes, con «niveles de capital adecuados», entraron en barrena «y tuvieron que ser rescatados mediante la inyección de un inmenso volumen de fondos con cargo al erario público». Sucedió por una sola razón: «No haber gestionado su riesgo de liquidez de manera prudente».

No solo quebraron los bancos. «Estas entidades de crédito se vieron entonces obligadas a proceder a una liquidación forzosa de activos, lo que generó una espiral de precios a la baja, así como una falta de confianza en los mercados, lo que desencadenó una crisis de solvencia», continúa el razonamiento de Bruselas.

Los bancos españoles no fueron ajenos a ese proceso. Es verdad que no hubo quiebras por culpa de fuertes retiradas de liquidez ni colas de clientes reclamando su dinero ante las entidades, como se vieron en otros países, pero también es cierto que fue el Banco Central Europeo (BCE) y la ventanilla de liquidez de emergencia que abrió para los bancos el que impidió que eso llegara a suceder. Igual que en otras muchas plazas financieras, el cierre de los mercados dejó secas a las entidades españolas, que sufrieron como otras los rigores de la crisis de liquidez.

De aquellos lodos nació la exigencia de tener una nueva red de seguridad para evitar que nada parecido se repita y su implantación está ya a la vuelta de la esquina: entrará en vigor el 1 de octubre de este año. Esta nueva red responde al nombre oficial de ratio de cobertura de liquidez (LCR, por sus siglas en inglés) y pretende que las entidades tengan activos disponibles o fácilmente vendibles en cantidad suficiente para resistir sin problemas las salidas de liquidez que puedan darse durante un periodo de crisis de 30 días naturales. El resultado debe expresarse en porcentaje y el mínimo requerido es el 100%. Eso sí, la introducción en Europa es gradual: el 1 de octubre se pedirá el 60% y el número irá creciendo hasta llegar al 100% el 1 de enero de 2018.

La historia ha cambiado

Pero la película hoy no puede ser más diferente que la de hace unos años. La crisis de liquidez es historia para la inmensa mayoría de los bancos europeos, según aseguran fuentes de varias entidades y según demuestran las cifras que están dando las firmas.

Al menos, esa es la realidad para las españolas. Santander y BBVA llevan meses comunicando al mercado su grado de cumplimiento de la LCR y las dos aseguran que superan el 100%; no solo están preparadas para lo que llega el 1 de octubre, sino también para 2018.

Pero los dos bancos españoles considerados sistémicos a escala mundial no son los únicos que están listos para la llegada de la nueva ratio de resistencia. CaixaBank, Bankia y Sabadell han comunicado por primera vez su estado de situación y las tres afirman estar más que preparadas.

CaixaBank es la más aventajada. Su LCR está «cómodamente por encima del objetivo», señala la entidad, con datos a cierre del primer trimestre. Y no se refiere a la meta del 60% para el 1 de octubre, sino a la global, porque añade que su ratio de cobertura de liquidez supera el 130%.

Bankia es menos rotunda. Afirma que su LCR está «sustancialmente por encima del requerimiento regulatorio», pero no pone cifra, así que no queda claro si se refiere al requerimiento del próximo octubre o al de 2018.

El que no deja dudas es Sabadell. «La ratio LCR se sitúa a 31 de marzo de 2015 en niveles superiores al 100%», explica la entidad catalana.

Cinco bancos españoles aprobados

Con los datos proporcionados por CaixaBank, Bankia y Sabadell son ya cinco los bancos españoles que están cumpliendo la LCR y que aseguran hacerlo sin excesivo problema. Y eso no es tan común como pueda parecer. Las entidades de medio mundo se están preparando para aprobar la nueva ratio y algunas de ellas han tenido que cambiar su modelo de negocio para intensificar las posiciones en los activos de alta calidad que exige la LCR.

Eso sí, ser una entidad europea lo hace más fácil, porque Bruselas ha suavizado los requerimientos para los activos de alta calidad y, por ejemplo, incluye tipos de titulizaciones que en Estados Unidos quedan fuera del cómputo. Y se trata de un tema clave, porque la esencia de la ratio de cobertura de liquidez es hacer acopio de instrumentos que se consideren líquidos, seguros y que puedan venderse en caso de apuro sin que se resienta su precio. Estados Unidos justificó que las titulizaciones no podían entrar en ese saco y que la historia reciente dejaba bien claro el porqué (el precio de las titulizaciones se hundió e incluso resultó imposible en un determinado momento deshacer las posiciones), lo que ha forzado a sus bancos a buscar otras opciones. En Europa no hay que hacerlo: una parte importante de las titulizaciones que los bancos tienen en cartera sirven para la ratio.

También computa en ella la deuda pública y esa es otra baza a favor de España, porque las entidades nacionales han sido importantes compradoras de ese papel durante la crisis. Ahora pueden sacarle rendimiento. Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia y Sabadell ya lo están haciendo.

Fuente: Expansión

Compartir en redes sociales: